jueves, 9 de mayo de 2019

Reseña de El trabajo de los ojos, de Mercedes Halfon

El trabajo de los ojos
Autora: Mercedes Halfon
Libro autoconclusivo
Sinopsis: El relato autobiográfico de Mercedes Halfon parte del estrabismo, que afectó a la autora desde la infancia y desliza una teoría de la subjetividad



Resumen

Siguiendo la línea de la reseña anterior, esta también es una biografía novelada, pero mucho más sutil y sobre todo mucho más metafórica.



Reseña

La nouvelle nos narra la "historia clínica" de una mujer con estrabismo, sus pasos por les distintes médiques, un poco de qué es el estrabismo en sí y, sobre todo, algunas implicancias en su día a día y en su pensamiento.
Lo interesante de este libro, a diferencia del otro autobiográfico que reseñé hace poco, Soy Sabrina, soy Santiago, no es el estrabismo en sí, sino cómo afecta a su vida y a su subjetividad tenerlo. Desde reflexiones muy interesantes sobre lo poco objetivo en la vista, hasta el peso social que existe sobre poder o no poder ver (ver mal un punto, no ver la idea, etc.), la autora nos desliza por debajo de la trama muchísimas cuestiones más bien de orden filosófico, que sin duda nos van a dejar pensando.
Es corto, entretenido y muy recomendable para seguir pensando en los pilares sociales y cómo nos sustentamos, como sociedad, en tener una visión, inventadamente objetiva, común.
Comento algún análisis que hice sobre estas páginas:
"[...] Plaza Italia se parecía mucho a Plaza Italia, pero no era la real [...]". Una frase excelente que viene de la protagonista, que no tenía puesto el aumento necesario en sus anteojos, que me hace reflexionar: ¿podemos hablar de algo real? Si acotamos lo "real" a lo visible, ¿por qué hay planetas que nunca vimos que asumimos como reales? ¿Qué pasa con el imaginario? ¿Es siempre irreal o llega un punto en el que podemos hablar de que es parte de nuestra realidad? ¿La realidad es lo cotidiano? Nosotres, clase media, o baja, ¿podemos considerar real la vida de, por ejemplo, Brad Pitt?
En primer lugar, concluyo que está socialmente muy aceptado que lo real es lo que se ve ("ver para creer"). Pero, asimismo, como en todo, tenemos contradicciones enormes en nuestros discursos, incluyendo los hegemónicos/impuestos: ¿cómo es posible, sino, que tengamos debates políticos, religiosos? La religión, la política, son asuntos intangibles que muchas veces sostenemos reales, y que pueden tener más o menos base en algo concreto pero que se disparan con mucha facilidad a un plano alejado. ¿Podemos hablar de dos planos de existencia, uno material y otro subjetivo? ¿Podemos asumir que son igual de reales? Convivimos con cosas que escapan a un sustento tangible durante tanto tiempo, que considero que es imposible ya concebirnos sin él. Incluso es difícil imaginar variaciones de paradigma bruscos o totales, se encuentra casi la misma resistencia que si planteáramos un cambio material precipitado.
Ahora bien, ¿qué tanto podemos decir que el mundo tangible tiene más o igual participación en nuestra realidad que el intangible? Es decir, hoy en día las redes sociales, la tecnología en general y la política evolucionaron de tal forma que es acertado hablar de que casi no hacen caso de los límites materiales existentes.
¿Es este un análisis muy clasista? A decir verdad, sí y no. Sí, porque evidentemente la tecnología y la abstracción no forman parte del día a día de las clases más bajas, que probablemente no tengan el mismo acceso a la educación para tener conversaciones alejadas de un plano arraigado a lo vivido, y tampoco el capital para adquirir toda esa tecnología. Sin embargo, cada vez más se acerca el momento en el que, de manera arrasadora o no, de forma menos o más cuidadosa con el individuo y su mentalidad, toda la humanidad se centre casi exclusivamente en el imaginario y resida allí. Por esto también es súper importante la educación. Sin educación y con un mundo dirigiéndose a lo inmaterial, a lo volátil, es muy sencilla la manipulación, muchísimo más que antes que, al menos, la realidad tangible podía hacer de contrapeso a discursos desclasados. Si antes podíamos argumentar utilizando nuestras vivencias, hoy al hacerse todo mucho más colectivo y abstracto, cada vez es más difícil hacer contra sin tener conocimientos de un lenguaje adecuado, de ideas formadas y de instrucción en varias cuestiones.
En resumen: nuestra sociedad se dirige en avión y sin mucha escala a vivir fuera del Planeta Tierra, pero no porque nos vayamos concretamente de él, sino porque la alienación llegará a tal punto que arrasará cualquier clase de importancia que pudiera tener en nuestra cotidianeidad. El rechazo a la existencia en redes es cada vez más leve, y pronto pasaremos a desconocer otra forma de relacionarnos o, en su defecto, será primordial el uso de conceptos inventados por nosotros mismos. Porque es esto: ya no estamos descubriendo a partir de lo natural, sino que damos vueltas, estiramos y creamos a partir de nuestras propias invenciones.

miércoles, 1 de mayo de 2019

Reseña de Soy Sabrina, soy Santiago, de SaSa Testa

Soy Sabrina, soy Santiago
Autore: Sasa Testa
Libro autoconclusivo
Sinopsis: Este libro cuenta la historia de una vida. Padres civiles que trabajan con militares, madre veterana de la Guerra de Malvinas, un amor impensado, una niña que bautizan Sabrina. En la escuela, Sabrina se siente incómodx ante los pedidos de la maestra: que juegue a la casita, que baile para sus compañeros como lo hacen en un programa popular de la tarde. No quiere fiesta de 15 con vestido de novia y sí un viaje o una batería. Siente atracción por su profesora de Lengua y Literatura, sufre en soledad la muerte temprana de su madre, comienza sus estudios superiores. Mientras tanto, imagina un hijo al que –a su vez– bautiza: Santiago. Luego lo aborta y se apropia de su identidad. Es Sabrina o Santiago, Sabrina y Santiago: SaSa.
Hoy SaSa se asume como una persona de género fluido: ni hombre ni mujer, ambos y ninguno a la vez. Al margen de lo binario, recorre en estas páginas, con la velocidad de los posteos de Facebook, avances, cuestionamientos y retrocesos del camino hacia una identidad nueva, que elige y construye cada día. En esta búsqueda, redefine día a día el vínculo con sus parientes, amigos, colegas. No es sencillo y sí, muchas veces, doloroso. Un proceso aún en marcha, que vale la pena contar.



Resumen

Una biografía novelada de una persona no binaria, de género fluido: Sasa Testa. Nos presenta su realidad, su historia.


Reseña

Recomiendo muchísimo este libro para aquelles que estén cuestionándose su género, que no entiendan lo que les pasa, que se enfrenten a sensaciones que desconocían. Tal vez no encuentren una respuesta concreta acá, tal vez no salgan convencides de que la "x" o la "e" es el pronombre que les permitiría no sentir disforia, pero sirve mucho para abrir nuestro conocimiento sobre realidades trans. Este libro nos permite saber que:
a) no estamos soles
b) hay realidades fuera del espectro binario, y tal vez vos no seas género fluido, pero sí demigénero, bigénero, agénero. No hace falta que seas una etiqueta estable: hoy sos bigénero, mañana un varón trans. No pasa nada, y este libro nos informa que no pasa nada, nos abre las puertas a entender identidades que no sólo se construyen fuera del espectro binario sino también fuera de la estabilidad y la estática binaria.
c) tu pronombre puede ser neutro y puede ser más de uno.
A mí, personalmente, más que replantearme me hizo sentirme protegido, capaz. Yo desde hace casi un año que uso los pronombres masculinos para nombrarme a mi mismo, y últimamente tuve algunos días en que me sentí más "elle" que "él", y este libro me hizo estar tranquilo de que eso está bien, que no pasa nada.
Asimismo, si vas a criticar realidades no binarias y/o trans, te recomiendo que nos leas antes. Este libro es una experiencia de vida.
Finalmente, por más que es una biografía, está novelada, y se hace súper interesante y llevadera. Plantea las cosas de forma muy entendible así que es sencillo seguirle el paso, y además lo pone de tal forma que sentís que es evidente que una cosa lleve a la otra. De verdad, muy recomendado, yo pude relacionarme con otra forma de explicar mi género gracias a este libro.
Les recuerdo que en el blog tengo una reseña también de Qué nos hace humanos, de Jeff Garvin, que a mí me ayudó mucho para entender mi no binarismo y empezar a plantear mi género, así que si les interesa el tema también se los recomiendo muchísimo.
En fin, les recuerdo: no están soles, y no hace falta que estén en una etiqueta binaria, o sólo en una etiqueta, o siempre en la misma, y si tienen que inventarse una está perfecto, SIEMPRE SON VÁLIDES, acuérdense, y sepan también que cuestionarse está perfecto, y que pueden pasar por períodos de duda. Permítanse dudar y experimentar <3
Mi puntuación:
10/10

miércoles, 3 de abril de 2019

Reseña de Sinergia, de Rebeca Stones

Sinergia
Autora: Rebeca Stones
Libro autoconclusivo
Publicado por Montena


Sinopsis:  «Te animo a abrirte paso entre mis latidos.Te animo a descubrir el desamor, el dolor y la rabia, la recuperación
y la verdadera sinergia.
Aquí, entre tus manos, poso parte de mi historia.»




Resumen

En este libro, Rebeca Stones nos cuenta su historia de amor y desamor y de conocimiento personal. De entenderse un poco más, un proceso que a cada uno le llega en un momento y por motivos distintos.


Reseña

Bueno...por dónde empezar. No voy a agregar nada a los comentarios ya existentes sobre la edición y la portada: son preciosos, evidentemente.
Ocho, su segundo título
publicado
Ahora bien...el libro en sí. En primer lugar, voy a contar un poco cómo llegué a él. Yo sigo a Rebeca desde hace bastante en YouTube. Me interesaba su forma de expresarse y en algún momento llegué a sentirme bastante identificado con cómo se mostraba. Pero, con el pasar de los años, sentí que nuestros pensamientos tomaron rumbos diferentes, aunque aún así siguió interesándome lo que tenía para decir. Ella ya había publicado antes otros dos libros, Timantti y Ocho, y desde el principio quise leerlos, por varios motivos. En primer lugar quería conocerla más y ver cómo se desarrollaba en la escritura, en segundo, las tramas me parecían llamativas, y en tercero, tenía ganas de reseñarlos.
El problema residía en que ella es de España, y sus libros se publicaron ahí, así es que tardarían mucho en llegar a Argentina, si es que lo hacían. Finalmente vi la oportunidad: mi papá viajó a
Timantti, el primer título
publicado por Rebeca
Barcelona por trabajo y me los trajo a los tres. Al que más ganas le tenía era a este. Estoy, como ya comenté, interiorizándome cada vez más con la poesía, y navegando en ella, así que asumí que era el que más iba con mi ánimo, por así decirlo. Tardé un par de días en empezarlo, y finalmente, me hice a ello.
A ver. Mis expectativas: que me hiciera sentir un recorrido, que me sumergiera, que las palabras me tocaran, que me hiciera sentir. Esperaba encontrar poesía, pero al abrirlo encontré más que nada prosa, y tampoco me desilusionó eso, porque sé muy bien que la prosa poética existe y yo mismo la usé durante mucho tiempo (y sigo haciéndolo, a veces). Es un estilo que normalmente disfruto.
Y...
Nop. No cumplió mis expectativas. Sobre todo esperaba que no fuera concreto, que dejara abiertas interpretaciones o en su defecto que no tuviera realmente un hilo, en lo absoluto, pero no sé si es que yo pasé por estos sentimientos, si es que leí mucha poesía ya, si es que tenía en mente algo más, pero sí que hay un hilo, y está muy claro. No es abstracto en lo absoluto, de hecho lo concreto. Sí, no hay personajes, y tampoco hay una ficción: es como un diario. Es decir, todo lo que pasa es real. Pero esperaba algo más...cómo explicarlo. Quería sumergirme en sentimientos, "abrirme paso entre sus latidos", literalmente. Y no pasó. Eso me decepcionó bastante.
En segundo lugar, la escritura deja bastante que desear. Hay estilos y estilos, y su estilo no me gustó demasiado (sentí que hacía uso de palabras de más, daba una estructura a un texto que podía permitirse ser más suelto)*, pero eso es sumamente subjetivo. No obstante, a lo que voy es a que repite palabras, explica los conceptos de forma poco profunda en muchas ocasiones y se detiene en aspectos obvios o predecibles. Esperaba algo con más personalidad, y lo sentí bastante cliché si así se quiere.
Sí, me sentí identificado en muchas partes, y hay un par de frases que de verdad me gustaron y que marqué de hecho, algunas otras me hicieron pensar algo...pero en líneas generales, me dejó sin reacción alguna, y es un libro que no sólo esperaba que me hiciera reaccionar sino que promete que va a hacerlo. La poesía necesita interpelarte, y este libro me interpeló muy poco. Es lo que pasa, supongo, cuando la historia es tan marcada: tal vez algunos sentimientos fueron tal cual en tu propia historia, pero es difícil haber pasado por lo mismo. En las partes en las que se detenía a hablar de la recuperación, de entender qué había estado mal en su relación, etc., ahí sí encontré atisbos de cosas que sentí, pero no se paraba mucho en ellas y, repito, no te sensibilizaba al respecto.
Y como punto final: ¿hay un capítulo de "frases" de la obra propia? ¿?¿? No me pareció acertado, esas son cosas que siento que tienen que hacer los lectores después, o le escritore en sus redes sociales, no en el mismo libro, pero bueno.

*Una profesora me dijo: descontracturalo, es poesía, y me cambió la forma de escribir. Espero ayudar a Rebeca a encontrar a su poeta interior.

En resumen: el libro promete mucho y la mayor parte de las cosas no las sentí cumplidas. Sin embargo, siento que tiene potencial, y era una idea interesante. No puedo evitar compararlo con la obra de Rupi Kaur, Otras maneras de usar la boca, puesto que las ideas comparten similitudes, pero la de Rupi Kaur logró muchas cosas en mí.
La verdad, no lo recomiendo especialmente, aunque si nunca leyeron poesía y prefieren acercarse de a poco, supongo que podría gustarles. Como primer acercamiento siento que sirve porque aunque sea cliché plantea preguntas o hace pensar en cosas que pueden hacer que te haga buscar respuestas en otras obras.
En fin, mi puntuación:
4/10
Ya les contaré qué pienso del resto de los libros :)

viernes, 22 de marzo de 2019

Reseña de Blanca como la nieve, roja como la sangre, de Alessandro D'Avenia

Blanca como la nieve, roja como la sangre
Autor: Alessandro D'Avenia
Libro autoconclusivo
Sinopsis: Entre mensajes de móvil, deberes, pósters, canciones, partidos, motos, miradas y sonrisas se encuentra Leo, un joven inmerso en el torbellino de la adolescencia. Una etapa de profesores insoportables, padres que no entienden nada, apuestas con compañeros de instituto, victorias memorables y derrotas imposibles, amigos inseparables y amigas como hermanas, cartas por leer, mensajes por enviar y amores que no se olvidarán jamás. Un universo en clave en el que irrumpe un nuevo profesor, un verdadero soñador, que pone a prueba a sus alumnos y los obliga a plantearse preguntas acerca de la vida y de sus propios sueños. Unas cuestiones que a Leo le cuesta responder, pero que le acercan poco a poco al incomprensible y lejano mundo de los adultos.
Además, Leo tiene un enemigo al que teme: el color blanco. Porque para Leo todas las emociones tienen un color, y el banco es la ausencia, la soledad y la pérdida. El azul es el color de la amistad y el de los ojos de Silvia, su mejor amiga: leal, serena y su apoyo constante. El rojo, en cambio, es el color del amor, de la pasión, de la sangre; rojo es el color de los cabellos de Beatrice. Porque Leo ahora ya tiene un sueño, y se llama Beatrice, aunque ella todavía no lo sabe.
Cuando Leo descubre que Beatrice está enferma y que su enfermedad está relacionada con ese blanco que tanto le asusta, deberá buscar dentro de sí mismo, sangrar y renacer para entender que los sueños no tienen fin y que siempre hay que encontrar el coraje para creer en algo más grande.
Una novela valiente que, a través del monólogo de Leo -a veces despreocupado y brillante, a veces más íntimo y afligido- cuenta lo que sucede en la vida de un adolescente cuando irrumpen la incomprensión y el sufrimiento.



Reseña

Mi primer pensamiento es: ¿ahre? Mi segundo es: qué paja. Y el tercero es: ¿Qué carajo digo de todo esto?
Este libro me sorprendió y decepcionó a partes iguales.
Es muy raro lo que me produjo. Por un lado, había varias reflexiones interesantes, a veces ni siquiera se planteaban como reflexiones pero me dejaban pensando, me sorprendí a mi mismo poniendo un post it cuando en mi cabeza el libro era "meh". Me gustaron las metáforas, los razonamientos y esas cosas, pero por el resto, me dejó un mal sabor de boca.
La historia me aburrió. Era sencilla (lo cual creo que era parte de que lo importante fueran las metáforas, no exactamente la trama), pero aún así consiguió aburrirme. El personaje principal me cayó pésimo, y acá empieza lo raro: estuve toda mi lectura esperando a que cambiara, porque sentía que el mensaje que quería transmitir no estaba en ese personaje. Y sí, más o menos pasó, pero era infumable y aburrido. Todo el libro tiene comentarios súper innecesarios y básicos sobre profesores, apodos que el chico les pone, etc., que si bien ayudan a que entendamos cómo "razona" nuestro protagonista, eran demasiados y, sencillamente, me daba paja. Mucha. Por ejemplo, le ponía apodos a casi todes y los usaba y eran tan patéticos que terminé por saltearme capítulos enteros.
Al mismo tiempo, la trama era sencilla a propósito, pero era de más sencilla, porque giraba siempre en torno a una sola cosa: la chica de la que estaba enamorado el protagonista. Y se creaban conflictos sobre eso y era todo tan forzado...las conexiones eran forzadas, los sentimientos eran aún más forzados...
Y el final, hiper predecible. No valen la pena doscientas cuarenta y pico de páginas de reflexiones no tan interesantes. En resumen, creo que lo que más me queda de este libro es: consigue aburrir cuando plantea una nueva manera de narrar. Es una manera que podría haber sido de lo más interesante, pero no lo logra. En lo absoluto.
Bueno, no hay mucho más que eso. Sinceramente, lo recomiendo si estás pasando situaciones puntuales: una persona que te gusta gusta de alguien más y lo habla con vos, querés empezar a reflexionar con lo que leés. Si es eso último, no te quedes en esto, hay mucho más y mejor.
Ah, y como último punto: las reflexiones y conversaciones eran tan excesivamente forzadas que los personajes resultaban cien por ciento inverosímiles.
Fracaso :(
Mi puntuación:
2.5/10

jueves, 21 de marzo de 2019

Comentario sobre El sol y sus flores, de rupi kaur

Después de leer Otras maneras de usar la boca, un poemario que me dejó encantado, cuando supe que existía otro no pude más que emocionarme por leerlo. Y, finalmente, lo hice. La verdad, como en el caso del primero, no tenía mucha idea de sobre qué iba a tratar. No había leído nada en particular y esperaba reencontrarme con el estilo mágico de la autora.
Y, en cierto punto, así fue. Tanto las poesías como los dibujos conservaban esa dulzura y esa estética innegablemente hermosa. No obstante, he de decir que me deja un sabor agridulce.
Por un lado, me pareció que en varios poemas trataba temas muy importantes y de una manera interesante y artística. Pero, por el otro, sentí que no estaba de acuerdo con varias cosas que decía, muchos escritos me hicieron ruido por lo que me transmitieron, algunos mensajes simplemente...no concordaban con lo que yo creía que quería transmitir el poemario en general.
En resumidas cuentas, habla de temas como la familia, ser inmigrante, ser mujer, amar tu propio cuerpo, heridas, y también el amor hacia otres. La parte de ser inmigrante me encantó, aunque creo que al no haber vivido nada de eso sólo puedo decir que me pareció muy necesario. Sin embargo, en el resto de los tópicos sentí que era bastante repetitiva, no encontré la fluidez de la trama que encontré en su poemario anterior, y me sorprendió. Puede que sea porque este no tenía en verdad una trama detrás cronológicamente ordenada, y está bien, pero no me terminó de convencer. Sentí, además, que era muy insistente en algunas cosas que o eran importantes pero terminaban opacando o dejando poco espacio a otras cuestiones que también lo eran, o directamente no me parecía que fueran tan relevantes en el tema.
Sin embargo, como no podía ser de otra forma, varias de las poesías me conmovieron muchísimo, la manera que tiene rupi de decir algunas cosas llega al fondo de todo, y por eso me quedo con muchas páginas marcadas. Otras, aunque sea me han hecho pensar, reflexionar y entender por qué sí o por qué no concordaba con lo escrito.
La dulzura y la miel que nos sumergió en el primer poemario sigue estando muy presente, no obstante, encontramos una escritora más decidida, y con un mensaje muy claro que dar. Tal vez, eso es lo que me chocó un poco: en su primera publicación la autora va descubriendo el camino con nosotres, extiende su historia entre versos y dice cosas que son lo que sintió en algún momento, por más que no sea el mensaje que quiera que quede. En cambio, en esta entrega me pasó de sentir que lo que decía lo decía convencida de que tenía que llegar a otra parte (no sentí el tránsito real del dolor, o de la "equivocación" a la respuesta deseada).
Algo realmente muy chocante fue que el poema que da título al libro me pareció insulso y para nada sentí que concordara con el mensaje. Lo cito:

"qué te pasa con los girasoles pregunta
señalo el campo de amarillos que hay fuera
los girasoles adoran el sol le digo
sólo cuando llega se levantan
cuando el sol se marcha
inclinan la cabeza en señal de duelo
eso es lo que el sol les hace a esas flores
eso es lo que me haces tú a mí

-el sol y sus flores"

No concuerdo en lo absoluto con que eso sea bonito. ¡No quiero marchitarme porque estoy lejos de mi pareja! ¡No es algo deseable! Quiero estar en todo mi esplendor. Siempre. Y sí, sin amor nos marchitamos, ¡pero desde luego no es el amor de una sola persona el que nos hace florecer, sino el de amigues, novies, familiares! Y, además, la distancia no es fuente de desesperación. Si hay amor, hay libertad, y hay felicidad con que la otra persona esté libre, como vos.
Los dibujos, magníficos, y varias palabras, muy ciertas. Pero repito: no encontré que se transitara un proceso. Encontré poemas que hablaban de amarse y de no amarse, pero no llegué a sentir cómo estaba ella cuando no se amaba. No fue gradual: fue el mensaje desde el principio.
Bueno, en resumen: me deja, como ya dije, un sabor agridulce.
Mi puntuación:
6/10.