domingo, 31 de diciembre de 2017

Reseña de "Pax: una historia de paz y amistad"

Hola, encuadernadores. He aquí otra reseña (¡por fin!).

Pax
Autora: Sara Pennypacker
Publicado por Nube de Tinta
Título original: Pax


Sinopsis: Peter y Pax, su leal zorro, son inseparables. No obstante, cuando sucede lo impensable y su padre tiene que partir a la guerra, Peter se ve obligado a abandonar a Pax a su suerte.Pero Peter sabe que su lugar está junto a Pax. Espoleado por una amistad inquebrantable, se lanzará a la aventura y cruzará el país en guerra para reunirse con su zorro. Pax, esperando con paciencia su regreso, tendrá que enfrentarse solo a los peligros del bosque...



Resumen - Sin Spoilers

Pax y Peter deben separarse por la guerra, pero ahora que Peter entendió que jamás debería haber dejado que eso sucediera, volverá a buscarlo, viviendo muchas cosas nuevas y aprendiendo de sí mismo, mientras Pax vive aventuras y descubre un mundo nuevo de oportunidades.



Reseña - Sin Spoilers

Éste libro llegó a mis manos mucho después de lo que inicialmente esperaba, porque se interponían o bien otros libros o bien el deseo de no adquirir uno nuevo. Pero, finalmente, acá está; y lo leí rápido.
Ese es el primer punto a favor que quiero comentar sobre esta lectura: se lee rápido. Es entretenida, pero sobre todo tiene letra grande y clara y no es denso en ningún momento, de modo que resulta muy sencillo.
Voy a empezar esta reseña hablando de lo que esperaba encontrar:
Personajes conmovedores (absolutamente diseñados para ello), una trama que reconciliase lo inocente de la amistad con el dolor de la separación (una historia realista de dolor al separarse de un amigo), que estuvieran exquisitamente bien desarrollados los personajes, y que la historia se centrase más que nada en su desarrollo.
Ahora, en todo esto, el libro no falla necesariamente. No es que buscaba todo eso y me encontré con personajes planos y sin ningún desarrollo. Pero, aun aunque puede decirse que “cumplió” con mis expectativas, el libro no me gustó demasiado.
Me puse a pensar en el por qué mientras lo iba leyendo: ¿qué es lo que no me atrae de estas páginas con letras, que narran una historia decidida a conmover? Llegué a la conclusión de que es un libro que no sale de lo común y es precisamente eso lo que me decepcionó. Mientras lo leía, constantemente se me venía a la cabeza John Boyne, el autor de “Quédense en la trinchera y luego corran” y “El niño con el pijama de rayas”. Ambos libros tratan, básicamente, de lo mismo; sí, varían su punto de vista, pero siempre se me vino a la cabeza la idea de que tal vez el autor tuviese algún trauma personal con la guerra mundial.
Este libro me resultó muy similar a esa sensación: a que era un reproche personal. No necesariamente porque esta autora tuviese realmente un problema ella misma con la guerra, sino porque lo sentí como un constante reproche a lo mal que lo pasan los animales cuando los soldados llegan a su territorio, lo mal que lo pasa la gente de bien que quiere cuidar a los demás y que es pacifista o simplemente no quiere ver muertes. El libro dedica gran parte a hablar sobre eso: toda la historia de Pax, el zorro, se centra en eso; porque si bien también trata de la liberación de un zorro domesticado, durante el proceso vemos como los humanos siempre son la ruin de los animales y no pueden ni deben convivir con ellos, y también como los humanos llegan a un territorio y automáticamente lo destruyen, destruyendo consigo a los animales, y los lazos que tenían con otros animales (Pax, nuestro protagonista, se encarga de describirnos eso).
Es que, a ver, sí. Está bien, por supuesto que está bien, porque es bastante cierto, pero, ¿en serio? ¿Realmente es esa crítica social tan conocida y aceptada la que nos llega en un libro que da para absolutamente mucho más?
Además de todo eso, entendí que lo relacionaba automáticamente con John Boyne porque sigue una línea personal muy clara y no sale de ahí: es exactamente eso lo que hace esta autora. No sale de lo que se espera.
Pero hablemos del realismo. Primero, no entiendo bien el motivo de las explosiones en el río ni por qué los soldados se metían luego en él. ¿Se supone que es sólo un fin narrativo o relata algo que pasaba en la guerra y a lo que el zorro no puede dar nombre?
Segundo, y más importante. ¿Cómo que los zorros tienen poderes telepáticos? Okey, entiendo que sea necesario que se comuniquen entre sí, puede incluso ser verdadero. Pero, ¿mostrarse imágenes? ¿Cómo funciona eso?
Esa fue una gran decepción del libro, porque le quitó muchísimo sentido a la historia. Dejó de parecerme tan tierno como antes.
No obstante, en su defensa, me gusta mucho el final y me gusta la relación (y el personaje) de Vola con Peter, que se va formando a medida que avanza la lectura. Aunque es absolutamente cliché. Y es que ese es el problema de este libro: es muy cliché. En todo. En los personajes, sus relaciones (zorra asustada por los humanos-zorro que defiende a los humanos; mujer conflictuada-chico que hace que se redescubra), sus conflictos (los humanos mataron a sus padres y le destrozaron la vida, ella misma mató a un hombre por culpa de la guerra)…reconozco que tiene algún toque de originalidad, pero es aislado como para que se prometa que está “nominado a ser un clásico”.
Por otro lado: un punto que sí creo que no está del todo bien logrado de mis expectativas es el desarrollo de los personajes. Casi no conocemos el pasado de Peter; sabemos que murió su madre, al parecer su padre es violento y no expresa muy bien el cariño, pero...son todas cosas demasiado por encima. Se nos presenta un personaje al parecer contrariado por alejarse de su pasado y aun así no termina de cuajar. Era un personaje traumado por algo que era invisible a los ojos del lector, que se explica demasiado poco como para que lleguemos entender ese trauma o empatizar con él.
En cuanto al padre: creo que siguiendo con lo que decía antes, casi no aparece. No tiene más importancia que la que cobra al principio como autor mental del abandono y al final para que Peter se lo reproche. Es funcional a la narración. Los personajes principales destacan demasiado por encima de los secundarios. No sabemos más ni del abuelo ni del padre ni de Gris ni de su compañera de lo que a la trama le resulta funcional. Y de Vola, Diminuto y Erizada sabemos más porque, justamente, nos es funcional. No me encontré con el desarrollo esperado, si bien como dije al principio no es que fueran planos.
Resumiendo:
  • El libro no sale de su zona de confort, se queda en lo seguro, no explora nuevas posibilidades que se abrían ante la perspectiva que daba al inicio.
  • Peter se encuentra traumado por experiencias pasadas que no nos son facilitadas con la profundidad necesaria como para que nos cuaje o lleguemos a empatizar.
  • Los personajes tienen complicaciones bastante simplonas, la única que podría safar es la de Peter si tuviera un desarrollo que la llevara a un giro algo más original.
  • La historia de Pax no es demasiado memorable, si bien está bien y no aburre, tampoco resulta muy "wow". Hay escenas bonitas y no obstante creo que es el personaje más desarrollado, pero me parece que falla mucho el realismo en su historia, y también falla la ubicación espacial-descriptiva realizada por la autora. No se entiende el entorno.

¿Mi puntuación?
6/10.

Desde ya gracias por leer. ¿Ustedes lo leyeron? ¿Qué les pareció?

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Dejás un comentario? ¡Muchas gracias! Eso nos ayuda mucho, ¡es un gran apoyo!
¿Te podemos pedir una cosa? No hagas spoiler. ¡Es lo único! Gracias.