jueves, 19 de octubre de 2017

¿Por qué NO sigo leyendo "Al final de la calle 118"?

Decidí abandonar este libro, paupérrimo en mi opinión, por lo extremadamente machista que me resultó.
Cito a Josu, de su comentario en Goodreads:


"No sé si lo peor de la historia es en sí la trama o la protagonista. En ningún momento, de verdad, en ninguna maldita oración he estado de acuerdo con la protagonista. Y puedo no estar de acuerdo y entenderla, ¿pero hola? ¿De verdad tu hermana te da tanto asco por ser prostituta y haberse convertido en un alma en pena por ello, cuando lo ha hecho para salvarte el culo? ¿Dónde narices tienes el sentido común? No podía estar más indignado con esta relación de hermanas, con diálogos forzados y situaciones irreales. Lo siento, no me cuadraba nada.

He odiado mucho a la protagonista, porque como comento, no entendía nada de lo que hacía. Las decisiones se impulsaban por su egoísmo y no paraba de quejarse de todo, incluso cuando la gente hace cosas buenas por ella".


Y cito a May, también de su comentario en Goodreads:

"La novela da la sensación de que la prostitución no es un trabajo honrado y que hay que huir de ella y cambiar a las personas que sean prostitutas. Básicamente esto es lo que intenta hacer la protagonista todo el tiempo que no hace más que infravalorar el trabajo de su hermana y juzgarlo."

Exacto. Es eso. La protagonista es insoportablemente egoísta y machista en sus comentarios, y el libro trata de bajar línea negativa sobre la prostitución.

Frases textuales:
"[habla Raven]-Me vendrían bien cien pavos. Tengo que renovar un poco el vestuario, ya sabes. Mis modelitos empiezan a aburrirles.
< ¿Qué modelitos? Si casi nunca llevas ropa> Me muerdo la lengua a tiempo" (pág. 20)
Vemos a Valeria irrespetuosamente hablando sobre el trabajo de su hermana, a la que debería agradecerle que se rompa el lomo laburando para llevar guita a la casa.

"Raven anda de forma tranquila por el borde de la acera. Se ha bajado la falda y ahora le llega por la mitad del muslo, lo que hace que su atuendo sea menos humillante que antes" (pág. 42)
¿Desde cuándo una pollera es humillante? ¿Desde cuándo mostrar más o menos pierna es humillante? Además, cero respeto por el trabajo de su hermana, que es (o debería ser) totalmente digno y que hace para llevar, de nuevo repito, guita a la casa.

"[habla Valeria, con Simon]-Oh, no. No, ni siquiera pienses eso (...) Yo no soy puta, ¿eh? Sé que lo estabas pensando. Pero no soy, yo...yo tengo un trabajo de verdad" (pág. 48)
¿DE VERDAD? ¿El trabajo sexual no es un trabajo de verdad? ¿No ves que tu hermana lo hace y es real, querida?

"[siguen hablando Valeria y Simon]-Ah, y...hum...por cierto, también siento haberte hablado así el otro día (...) estaba cabreada con ella.
- ¿Por estar detenida?
-Sí. Por llevar esa ropa. Y por no haber corrido" (pág. 50)
"ESA" ropa...es la ropa que atrae a los clientes, y si no lo fuera puede usarla igual porque es su vida, pedazo de estúpida.

Y más o menos hasta ahí me digné a leer.
Machista e irritante.
Por eso.
Fin.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario

¿Dejás un comentario? ¡Muchas gracias! Eso nos ayuda mucho, ¡es un gran apoyo!
¿Te podemos pedir una cosa? No hagas spoiler. ¡Es lo único! Gracias.